СНПЧ А7 Ростов-на-Дону, обзоры принтеров и МФУ

“Entré a Pilates por la columna, por mis dolores de columna, sin mucho entusiasmo y sin mucha ilusión. Desde el vamos, con las primeras clases, me sentí cómodo y descontracturado. Todo a pesar que el método lo abrazan mayoritariamente mujeres y que pensé que me iba a sentir incomodo por ello. Con el correr de las semanas cada musculo de mi cuerpo cobro vida y pidió más Pilates, e hizo de mi físico, no atlético por cierto, un demandante exigente del método desarrollado. La columna pasó al olvido, las lumbares bien gracias, los isquiones se jactan y los omóplatos rejuvenecieron. Siempre me pregunto ¿qué me hiciste Pilates? Y siempre me contesto que fui yo, mi voluntad de levantarme todas las mañanas e ir a Pilates, pero ayudado por un método extraordinario, que pegó en mi físico y luego en mi espíritu. Hoy ya soy de la casa, la amistad con “profes” y grupo que asisto es extraordinaria, pero esto último ya es otra historia.

Rafael  54 años alumno del estudio desde febrero de 2004.

© 2013 Pilates.com.uy / Todos los derechos reservados.
Desarrollado por Hosteados